Mientras te tengo portada

 

 

Así como la semilla ha de quebrar su cáscara para empezar a crecer y buscar su verdadera forma, también nosotros, a través de los diferentes acontecimientos, nos quebramos a veces, para ir puliendo nuestra vida.
Mamá se fue un luminoso día de verano, tras el largo camino de la enfermedad y los años. Su profunda mirada, serena y cálida, hablaba de una vida modelada ya en completa bondad y sabiduría.
Qué suerte poder estar a su lado en la vejez y la enfermedad, ser sus manos y su fuerza, al igual que ella lo fue en nuestros primeros pasos.
Qué privilegio de la vida poder cuidarla, aprender a dar y devolver un poco de todo ese amor que ella nos brindó siempre.
Qué oportunidad tan grande para romper las prisas y los quehaceres absurdos que nos imponemos, para recortar alas al egoísmo, para abrir puertas de par en par y descubrir la raíz y la esencia: las personas que amamos son lo primero.

 

 

Tamaño: 15×21 cm | Encuadernación: Rústica | Número de páginas: 78
P.V.P. 12 €
Ingresar en cuenta

Envíos para España, otros países consultar